Arianna Squilloni: “Nuestros libros suelen tener héroes tozudos e improbables, cargados de ingenuidad pero nada tontos”

A Arianna Squilloni le pudo la poesía. Amaba la astrofísica y la ingeniería aeroespacial, pero ganó su curiosidad por el mundo y por las relaciones de quienes lo habitan. Así nació A buen paso una editorial pequeña e independiente; a su medida.

¿Cómo nace el proyecto?
A buen paso nace en 2008 y empieza a publicar para librerías en 2009. En esa época yo me había quedado sin trabajo, pero tenía las ideas claras acerca de lo que me apetecía editar, tanto que no quería tener que justificarme delante de ningún jefe ni departamento de marketing. Así que, al parecer, había tan solo una opción: A buen paso.

¿Qué denominador común tienen los libros que has editado hasta ahora?
Que me gustan. Perdona por la respuesta tonta, pero para publicar un libro me tiene que encantar (además de encajar en la línea editorial de A buen paso). Es decir: el libro tiene que responder a una determinada idea de literatura y arte. Creo que leemos para conocernos a nosotros mismos y pensar en el sentido de nuestro paso por el mundo. A un nivel más concreto, curiosamente, los libros de A buen paso suelen tener héroes tozudos e improbables, cargados de cierta dosis de ingenuidad, pero nada tontos. Son entusiastas y, de ser posible, prefieren habitar bosques.

“Leemos para conocernos a nosotros mismos y pensar en el sentido de nuestro paso por el mundo”

¿Quién hace posible que exista la editorial?
Para empezar, los autores (escritores e ilustradores) que dan vida a los libros. A buen paso es una estructura tan pequeña que en ella estoy solo yo. Y mis padres que, de vez en cuando, acuden a echarme una mano para preparar paquetes, cajas y envíos de prensa. Luego, los libros no existirían sin Miquel Puig. Él se ocupa del diseño de todos los libros de A buen paso. Es una maravilla. No sé qué haría sin él.

Parece que hay un resurgir de editores pequeños, pero tremendamente personales, potentes y honestos.
¡Bien! ¿No es una gran buena noticia? Supongo que hay un mundo compuesto de empresas y redes tan grandes, que o bien te diluyes en ellas mientras encuentras una manera de abrirte camino y brillar por allí, o bien te construyes un espacio a tu medida. Como tenemos tan solo una vida y no nos llevamos ni fama ni dinero bajo tierra, prefiero pasar mi tiempo curioseando por este mundo y empeñándome en conocer y descubrir la belleza contenida en su naturaleza y en los seres que lo habitan. Por lo visto hay unas cuantas personas con las que compartimos este punto de vista. Publicar libros es un acto con implicaciones morales importantes; probablemente somos unos cuantos que compartimos este punto de vista y que pensamos que el marketing tiene que servir para ayudar a vender libros, no para determinar qué libros se publican.

“Publicar libros es un acto con implicaciones morales importantes”

¿Cómo conociste el trabajo de Iban Barrenetxea y qué efecto te provocó la primera vez?

Hace mucho tiempo, Iban Barrenetxea tenía un blog que se llamaba Despacito y en el que, muy de vez en cuando, iba colgando algunas imágenes. Eran imágenes sueltas, pero cada una encerraba un mundo que se anunciaba bien articulado y rico. Le escribí a la dirección que aparecía en el blog. Iban contestó diciendo que agradecía mucho las felicitaciones y la propuesta, pero tenía otro trabajo y tardaba tanto en acabar una imagen que no se veía con fuerzas suficientes para hacer un libro. Al cabo de un tiempo, creo que bastante más de un año, me escribió para decir que ya se iba dedicar por completo a la ilustración y a la creación de historias. De allí nació Bombástica Naturalis.

“Como tenemos tan solo una vida, prefiero pasar mi tiempo en el mundo empeñándome en conocer su belleza”

 “No quería tener que justificarme delante de ningún jefe ni departamento de marketing. Así que había solo una opción: A buen paso”

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *