La pirotecnia de la voz en ‘on’ (II)

Las palabras vuelan por colegios e institutos de Arrecife, Haría, Teguise y San Bartolomé; una oportunidad única para que 900 futuros adultos de entre 4 y 17 años se acerquen al arte de la palabra. Será la primera vez que muchos escuchen una historia, sin más pirotecnia que la voz en on. Sigue leyendo

Haciendo historias en Montaña Cavera

12049677_502024753309404_1864690261124099567_n

Entre Soo y Famara, un pequeño letrero señala el punto de encuentro: la base de Montaña Cavera, un pequeño volcán (81 m) de origen hidromagmático que se alinea con otros hijos de la geología insular (Montaña Chica, Juan Hierro y Pico Colorado) en un collar de conos que transcurre paralelo al litoral norteño de Lanzarote. Es el primer narrador de la mañana: el paisaje.

Sigue leyendo

El érase una vez de Martha Escudero

12039370_501878763324003_5865138384263308128_n

Pantuflas en los pies, mandil-bata de casa, pelo recogido y toda la maña del universo reunida en una sola mujer, capaz de convertir cualquier teatro, plaza o habitación en su reino doméstico. Sigue leyendo

Elena Castillo: animaladas y mandalas

12187699_501879379990608_7400582957127130758_nElena Castillo es una excepción desde que surge por primera vez en el escenario y hasta que desaparece entre bambalinas llevando en las manos una caja vacía que hace un momento estaba llena de pequeños patos de goma. Sigue leyendo

Zapilotes de fábula

20151024033952

Luces de colores, dibujos y una campanilla como timbre anunciador. Son las once de la mañana y Martha Escudero sale a escena. Estamos en la Biblioteca Infantil de Arrecife y la narradora mexicana comienza, sentada, una sesión de narración oral para bebés de uno a tres años de edad. El aforo está completo.  Sigue leyendo

“Todas las vidas merecen ser contadas”

IMG_9560

Cuatro tambores abren la noche. La percusión y el ritmo del candombe marcan el comienzo del espectáculo, primero en el patio del Centro Cívico de Arrecife, y luego en el interior. Acompañado por palmas y baile, el desfile entra en el salón.

El urgente cambio de escenario (la ruta de cuentos está pensada para recorrer cuatro plazas de la ciudad, pero llueve tanto que se cancelan las actividades al aire libre) obliga a hacer una nueva puesta en escena, ahora bajo techo. Objetivo: convertir un salón de actos en un espacio con la atmósfera que necesita la escucha. Sobre el escenario: un caballete con el cartel de Palabras al Vuelo y pequeñas lámparas en el proscenio. Dos focos en los laterales dirigiendo la luz hacia el lugar donde aparecerá la primera narradora de la noche. Sigue leyendo

Los porqués de Patricia Metola

DSC_0870Patricia Metola (Madrid, 1974) creció entre libros y palabras. En clase se dedicaba a escribir para combatir el aburrimiento. “Pensé en estudiar Periodismo, luego me dije que mejor Bellas Artes y acabé en Diseño Gráfico”, cuenta en la escuela de arte Pancho Lasso (sala casi llena, lluvia torrencial en el exterior). Pero la necesidad de narración seguía ahí, rondándole la cabeza, hasta que un día se hizo una pregunta clave: “¿Y por qué no?”.  Sigue leyendo

El origen y el fuego

Conducir  por la LZ56 una mañana de domingo es uno de los mayores placeres visuales que podemos regalarnos en Lanzarote. Ya en el Parque Natural de Los Volcanes, rodeados de voluptuosidad geológica y una paleta de ocres nacidos en el … Sigue leyendo






‘Giungla’

Si Rudyard Kipling viviera, le preguntaríamos por Giungla, un cuento protagonizado por un niño maltratado (Mowgli), un villano explotador (Shere Khan) y un grupo de vagabundos y prostitutas (Baloo, Bagheera y compañía) que viven en las alcantarillas armados de  honestidad, como les dejan. Durante … Sigue leyendo






‘Brujarella’: libros para lectores y no para edades

A estas alturas de siglo XXI quien considere la ilustración un arte complementario o segundón, es que no ha tenido la oportunidad de ver los trabajos de Gustave Doré, Quentin Blake, Iban Barrenetxea o Valeria Gallo.  Siendo así, esto se solucionaría con … Sigue leyendo






Una noche con Iban Barrenetxea y los ‘Homo Narrans’

“No ilustro libros porque me guste dibujar, sino porque me gusta contar historias. Me da lo mismo que sea una canción, una película, o un libro. Contar historias es alucinante”. Así comenzó ayer el ilustrador Iban Barrenetxea un encuentro con … Sigue leyendo






Vientos que soplan letras, que construyen nombres

vista general

El patio del Palacio Spínola, hermoso ejemplo de arquitectura señorial lanzaroteña y sede de la Casa Museo del Timple, acogió la mañana del domingo 21 de julio una nueva presentación de El sueño de Omar (Ediciones Salitre, 2013). La música de La banda del cuento fue la cicerone de este cuentacuentos familiar que clausuro nuestro Festival. Los cinco movimientos de la suite El sueño de Omar, compuesta por los músicos Tito González y Ayoze Rodríguez, condujeron al público a través de la historia escrita por Fernando Castanedo, narrada por Cristina Temprano (español) e Íñigo Castanedo (inglés), e ilustrada por Teresa Die. Sigue leyendo

Alberto Sebastián o el surrealismo de los cuentos que no se escriben

IMG_0428

Un viaje por la tradición oral de España, Inglaterra, Italia y Japón, que es tan didáctica, como ficticia, real y surrealista. El narrador santanderino Alberto Sebastián comenzó la noche del viernes con una declaración de intenciones. ¿Por qué recuperar y recontar los cuentos populares más antiguos? Porque tienen una “base real” y porque están hechos para ser contados. De las historias regias, donde manda la continuidad de la estirpe, al uso de nombres significativos en el entorno rural ancestral (como el trébede, un artilugio de hierro con tres pies que sirve para poner al fuego perolas y sartenes). De los acertijos a examen (“¿Qué cosa corre y no tiene pies? ¿Qué es amarillo, brilla y no es el oro?”) a las pruebas constantes que debe tolerar y superar el que ha encontrado el amor verdadero. Y que no se canse, porque jamás es una. Como mínimo son tres. Cuentos de quereres “tontos, fraternales, mágicos, trágicos, que como el querer mismo, a veces acaba bien, y a veces…”. A veces acaban muy mal. El querer intenso está presente en los cuentos populares: siempre una vinculación intensa, que teje la narración y le da sentido. Sigue leyendo

El momento fronterizo de Cristina Temprano

Cristina

Miedo a querer y a no poder sentir. A perderse de uno mismo y a no gustar a los padres de él. A que la pasión entre en declive. A gastar los minutos y que ella deje de ser epicentro para ser sólo esquina. Cristina Temprano captó ayer las realidades más escurridizas del amor y las contó en sus historias De amores y temores, en una Sala Librada que interactuó desde el primer minuto. Historias reales, y que si no lo son, lo parecen o lo pueden ser. El sentimiento del abandono. Que se marchen unos ojos verdes tan rápida e intensamente como vinieron. La mella que deja en el cuerpo de una mujer inteligente que ama como una tonta. O los amores arrítmicos. Te quiero y no me atrevo. No te digo nada.  Fundemos el club de los tímidos orgullosos, de caparazón armado. Caminos que se alejan y que hacen por volver a encontrarse. Cuando tú sí, yo no. Matrimonios que fluyen de forma rápida y conservadora por la línea temporal. Anillos entregados, casas compradas, procreación lograda y hogar en funcionamiento. Hasta que llega  la carta de un tercero. Sigue leyendo

Marcela y los calamares poetas

El sábado amaneció con una función muy especial: cuentacuentos para bebés, conducidos por la Ana G. Castellano. Sobre el escenario: cojines de colores, bancos y sillas. Marcela, otro relato basado en un libro publicado por la autora (Editorial Anaya), es la protagonista inicial de la mañana. A Marcela le pasa lo que a otros niños de la sala: que no pueden contenerse y dejan la cama empapada en caliente. Curioso ver cómo ríen los adultos y los niños miran muy fijo. La escena está llena de libros infantiles, papeles y colores, para que Ana cuente las andanzas de un calamar que escribe poemas con tinta de azul ultramar. Pasar la mañana del sábado compartiendo el idioma del tucán o conociendo a cocodrilos verdes que viven en baúles azules. Para aprender a identificar colores con canciones infantiles y libros de volúmenes emergentes. Un placer de la mano de una mujer que extrajo tres cosas de su paso por la Universidad Autónoma de Madrid: la certeza de que no hay nada cierto, “el privilegio de hacer buen teatro” y una licenciatura en Derecho.

Ana G. Castellano y las verdades-mentiras de los cuentos…

Ana G Castellano y sus amores puntuales

Empezar con una confesión: “Os voy a decir la verdad: los cuentos son mentira”. Para, acto seguido, explicar el quid de la cuestión: “Pero están llenos de verdades gordas. Sólo gracias a este precioso envoltorio de mentira, logramos mirar de frente esas verdades incómodas”. Ana García Castellano, escritora y narradora oral, comienza a corazón descubierto. Usando la ficción como potenciador del sabor de la realidad. Ya lo dice Martín Valmaseda en el prólogo de un libro de esta autora y contadora madrileña: “Agarras las palabras y las tiras al aire; las haces bailar, las cambias por otras, las juntas y las separas.  Ana va “in crecendo” durante su espectáculo para público adulto. Redescubre sentidos, juega y teje verdades a partir de ficciones. La historia de Maridudas Quiénsabe, que padece “inanición decisoria” y es capaz de sacar de quicio a la mismísima muerte. Un relato de acción protagonizado por nuestra digestión y nuestras vísceras, revolucionadas por la contención de un gas. Y un romance final entre un punto y una línea que se quieren hasta el infinito. Varios de sus cuentos se recopilan en Amores Puntuales, un libro distribuido por el proyecto editorial Sentido Sur. Los beneficios que genera su distribución (precio: la voluntad) financian los proyectos que gestiona la asociación ‘Como tú, como yo’ en Centroamérica y Ucrania. En la Sala Librada se agotaron los volúmenes que trajo la narradora, pero es posible hacer pedidos en www.comotucomoyo.org y www.anag-castellano.com

AmoresPuntuales_CUBIERTA.indd

 

El realismo mágico de Antonio López

Antonio López durante sus cuentos para despertar niños

Hay reinos de papel que sólo pueden levantarse con acordes de guitarra y estribillos cantados a coro. Hay humor clásico, efectivo de los 0 a los 100 años y que explota en una pirotecnia de carcajadas, gracias a abuelas como Juana (de mucho pecho, efusividad y bigote). Hay narradores como Antonio López que despiertan la inteligencia de los niños usando pocas herramientas pero contundentes: la palabra, el tono y una cadena de historias que transcurren por cercados, en bosques de gnomos y entre campos de animales envidiosos. Los niños se subieron al escenario de la Sala Librada para convertirsen princesas caprichosas, piojos, búhos sabios y osas amorosas pasadas por agua. Gritando, hablando, participando del cuento. Aplausos de niños, padres y abuelos. Risas y besos a la voz narradora, que al bajarse de las tablas muda su atuendo (de blanco, a negro) para contar Palabras como mariposas, un acercamiento a la teoría circular y a su delicado y potente influjo en nuestras trivialidades. El bostezo de un turista catalán perdido en Buenos Aires puede salvar a un niño de las fauces de un león en una reserva africana. El accidente de un electricista desconocido -que juega en el mismo tablero que nosotros, y es ficha de dominó igual que usted- puede afectarnos de forma circular, extraordinaria, casual y muy humana. Una metáfora fuerte de la inteligencia primate y del ‘modus operandi’ del poderoso. Ofrecer un plátano y matar al mono que descubre la trampa (porque detrás de la fruta, hay una jaula). La historia de Fulgencio, el médico, cosida con adjetivos y narrativa descriptiva. Con costumbrismo canario y magia en cada segundo de rutina. Una tarde con un hombre que abandonó “un oficio serio y responsable” para dedicarse a vivir en las medianías del sueño y la realidad.